Media sanción a la ley de alquileres

diputadosLa Cámara de Diputados dio media sanción al proyecto de ley de Alquileres, que busca mejorar la posición de los inquilinos. El proyecto de ley de alquileres, que se aprobó en general con 192 votos a favor, 0 negativos y 24 abstenciones, llegó a la Cámara tras un laborioso acuerdo entre el oficialismo y la oposición, y luego de varios años de estancamiento parlamentario.

Los aspectos centrales de la reforma del Código Civil y Comercial referido a la ley de Alquileres son la extensión de un contrato de dos a tres años, un nuevo mecanismo de actualización anual (en lugar de semestral) que se calculará en base al aumento de la inflación y el salario. En ese sentido se establece una fórmula para la actualización de los precios, combinando el IPC (Índice de Precios al Consumidor) con el RIPTE (Remuneración Imponible Promedio de los Trabajadores Estables).

En opinión del diario La Nación, esta ley equivale a una pena de muerte para el mercado de los alquileres. Refiere : No hay alquileres sin propiedades y este proyecto ataca letalmente al rendimiento de la inversión, ya de por sí muy alicaído, por lo que incentivará sin duda la venta de las propiedades para uso habitacional propio. Porque si no es negocio alquilar para el que vende, tampoco será para el que compre. Ergo, se reducirá la oferta de propiedades de alquiler y la conclusión será obvia: menos oferta, subirán los precios. Si querían facilitar el acceso al inquilino, por el contrario pareciera que se lo complicarán.

Los alquileres son un negocio de muy bajo rendimiento. Con las devaluaciones y los altos índices de inflación, hoy generan un ingreso que ronda, en general, menos del uno por ciento anual del capital después de impuestos. Hay empresas en el mundo que se están estableciendo en Argentina que facilitan la administración de propiedades en el extranjero. Para un ahorrista mediano ya le resulta fácil vender acá para adquirir en Uruguay con un 4% por ciento de rendimiento, en Miami con un 4,6 %, en la Costa del Sol con un 4,2 %, o hasta con Santiago de Chile que, pese al momento social, sigue ofreciendo un 5 %.

Complicaciones adicionales con AFIP por ejemplo si el propietario es un monotributista ya que no puede tener más de tres actividades. Si el propietario es tal, no puede superar las tres actividades económicas ni el monto máximo de facturación fijado por categoría. En consecuencia, un monotributista puede tener hasta tres propiedades en alquiler; o dos y una actividad laboral por la que también factura; o dos actividades laborales y un alquiler. Si superara estas condiciones, pasará al Régimen General, y como Responsable Inscripto por sus alquileres deberá cargar IVA, tributará en Ganancias y otros impuestos. Como el monto final de alquiler tiene el techo que le fija la competencia, el mismo precio que cobra un monotributista será el final que percibirá el contribuyente autónomo por lo que bajará su rendimiento un 46,28 por ciento. Conclusión, para los individuos encuadrados en ese régimen, el rendimiento de los alquileres habitacionales son del 0,5%. Una caja de ahorro en dólares rinde más en estos momentos.

Pero el proyecto obliga a que el propietario acepte una de dos opciones de garantías que le proponga el locatario, ya no sólo se admitirán inmuebles de terceros sino también recibos de sueldos, certificados de ingreso, seguros de caución o avales bancarios. O sea, un tercero es el que dispone cómo una persona debe proteger su propiedad, sumado a que los alquileres se actualizarán anualmente con un índice que el Banco Central proveerá de un coeficiente que surja de la mezcla entre el índice de precios al consumidor y la actualización de salarios.

El depósito de entrada no pueda representar un monto mayor al valor del primer mes de alquiler.

Otro beneficio para los inquilinos es que podrán interrumpir el contrato y abandonar la vivienda en forma anticipada sin pagar indemnización, si cumplen con un mínimo de tres meses de aviso previo.

Además, el proyecto obliga a que la totalidad de los contratos sean inscriptos ante la AFIP, para evitar la evasión impositiva y posibles abusos por fuera de la formalidad legal.

Comments are closed.